14 de maig 2010

El cas Garzón

El cas Garzón

Jutjat a Espanya pels feixistes



El Consell General del Poder Judicial ha suspés el jutge de l'Audiència Nacional Baltasar Garzón després que el magistrat Luciano Varela del Tribunal Suprem obrís judici oral contra Garzón acusant-lo de prevaricació per jutjar els crims del franquisme. És a dir, la Justícia espanyola vol jutjar a un jutge que volia jutjar crims contra la Humanitat, querella presentada per Falange i el sindicat de funcionaris ultradretans Manos Limpias. Algú s'imagina que el Partit Nazi
hagués presentat una querella contra els jutges que van jutjar als capitostos nazis durant els Judicis de Nüremberg?. La pretensió de Garzón no és ni molt menys jutjar als capitostos franquistes, encara que s'hagi volgut presentar d'aquesta manera, la Llei de Memòria Històrica no pretén arribar tan lluny, però si que ha servit per demostrar que alguns pilars importants de l'Estat espanyol encara tenen una mentalitat franquista, que la transició política va ser un engany que va permetre que els franquistes continuessin remenant les cireres del poder.
A més d'aquesta querella hi ha contra Garzón dues més, una fa referència a les escoltes que van ordenar-se en el cas Gürtel i la tercera fa referència al finançament d'uns cursos organitzats pel mateix Garzón a Nova York.

Reconegut fora d'Espanya



Garzón va rebre el 6 de maig una invitació del fiscal del Tribunal Penal Internacional per treballar durant set mesos com assessor. Alguns ho veuen com una via per defugir la seva suspensió si tirés endavant alguna de les querelles que contra ell han presentat el Partit Popular (escoltes cas Gürtel), Manos Limpias i Falange (cas contra el crims del franquisme) i Manos Limpias (finançament cursos Nova York). Només cal veure qui són els grups que han presentat les querelles, un fet que sorprén als mitjans estrangers però que a Espanya hi ha molts mitjans que ja claven els taulons del cadafal professional de Garzón.




El caso Garzón
Juzgado en España por los fascistas

El Consejo General del Poder Judicial ha suspendido el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón después de que el magistrado Luciano Varela del Tribunal Supremo abriera juicio oral contra Garzón acusándole de prevaricación para juzgar los crímenes del franquismo. Es decir, la Justicia española quiere juzgar a un juez que quería juzgar crímenes contra la Humanidad, querella presentada por Falange y el sindicato de funcionarios ultraderechistas Manos Limpias. Alguien se imagina que el Partido Nazi hubiera presentado una querella contra los jueces que juzgaron a los cabecillas nazis durante los Juicios de Nüremberg?. La pretensión de Garzón no es ni mucho menos juzgar a los cabecillas franquistas, aunque se haya querido presentar de esta manera, la Ley de Memoria Histórica no pretende llegar tan lejos, pero si que ha servido para demostrar que algunos pilares importantes de la Estado español todavía tienen una mentalidad franquista, que la transición política fue un engaño que permitió que los franquistas siguieran removiendo las cerezas del poder. Además de esta querella hay contra Garzón dos, una se refiere a las escuchas que ordenaron en el caso Gürtel y la tercera hace referencia a la financiación de unos cursos organizados por el mismo Garzón en Nueva York.

Reconocido fuera de España

Garzón recibió el 6 de mayo una invitación del fiscal del Tribunal Penal Internacional para trabajar durante siete meses como asesor. Algunos lo ven como una vía para eludir su suspensión si saliera adelante alguna de las querellas que contra él han presentado el Partido Popular (escuchas caso Gürtel), Manos Limpias y Falange (caso contra el crímenes del franquismo) y Manos Limpias (financiación cursos Nueva York). Sólo hay que ver quiénes son los grupos que han presentado las querellas, un hecho que sorprende a los medios extranjeros pero que en España hay muchos medios que ya clavan los tablones del cadalso profesional de Garzón.

4 comentaris:

Felix Casanova ha dit...

Jaume...

Desde Argentina, México, Chile... claman al cielo por el trato que está recibiendo el juez Garzón. Los intereses creados de siempre y los que mueven los hilos en la sombra. ¿que leñe amnistía? para nadie, faltaría más. Los crímenes del franquismo hay que juzgarlos y sacarlos a la luz, y el ha tenido un par de narices para hacerlo. Pero claro, como es incómodo para algunos sectores, a quitarlo de enmedio...

Un abrazo

Felix Casanova ha dit...

Esta hablando el pueblo en la calle

¡Garzón amigo, el pueblo está contigo¡

No se pueden reir del pueblo

Un abrazo

Jaume C. i B. ha dit...

Cabe recordar, Félix, que lo que se intentaba con la LMH es reparar a las víctimas del franquismo. Los delitos de lesa humanidad entran dentro de la jurisdicción de la Audiencia Nacional, junto con los de delitos económicos, terrorismo y narcotráfico, por tanto Garzón es como juez de la AN apto para instruir las causas relacionadas por estos asuntos. Lo que resulta sorprendente es ver a organizaciones políticas próximas al régimen franquista querellándose contra el juez que instruye una causa que afecta al franquismo. Si el CGPJ condena a Garzón por ello y da la razón a Manos Limpias y Falange abre un camino por el cual cualquier delincuente se podría querellar contra el juez que los tenga que juzgar y que los delitos queden impunes.

Jaume C. i B. ha dit...

El sistema judicial español vive al margen de la sociedad, está pensado para defender el régimen anterior.