20 d’abr. 2010

Bellesa de Teletenda

Bellesa de Teletenda

Creus que ets un tap de bassa ?. Tens problemes de pes?. No et pots veure els peus per culpa d'una panxa prominent?. Estàs més sord que Beethoven ?. Creus que hi ha escuradents que tenen més músculs que tu?. Té la teva pell més taques que un lleopard del National Geographic o més arrugues que un gos de la raça shar pei?. Diuen que “pagant sant Pere canta” i tot, si tens diners, ho pots corregir. Mirant la Teletenda pots trobar tota mena de productes que poden solucionar-te aquests problemes, o això diuen ells. Si la teva alçada física és insuficient i creus que els nans de Blancaneus semblen jugadors de basquet al teu costat sempre pots ficar dins de les teves sabates unes peces que et permeten guanyar uns centímetres. La panxa prominent desapareixerà amb una crema i embolicant-te la panxa amb el plàstic amb què abans embolicaves l'entrepà suaràs com un porc i perdràs la panxa, així podràs veure't els peus i si ets home és possible que et puguis veure la titola. El pes el perdràs menjant una espècie de galetes de gos amb gust a no se sap què que et trauran la gana i però potser et deixaran un gust estrany a la boca. La sordesa te la solucionen amb una espècie d'audiòfon que et prometen que podràs escoltar converses de l'altra vorera. Amb un estrany cinturó i unes ventoses que et fan vibrar no només perdràs la panxa aconseguint uns abdominals que envejaria qualsevol xulo-platja de pa sucat amb oli, també podràs aconseguir tenir uns braços i unes cames que deixarien en ridícul al mateix Schwarzenegger, i això sense haver de fer una sola abdominal ni aixecà més pes que el comandament a distància de la tele de plasma en la que has vist aquests productes de la Teletenda. Les taques de la pell te les treu la baba dels cargols i de les arrugues sempre pots recórrer a aquestes cremes que et prometen que en una setmana la teva pell de iaia de dos-cents anys semblarà la d'una noia de vint. Ara, ja només els diners per poder-ho pagar i la salut per poder-ho disfrutar, llavors et prens una viagra – si ets home – o li dones a ell – si ets dona – i així podràs disfrutar i lluir – si ets dona – els pits de silicona i els llavis acabats d'injectar amb botox. Y si no tens prous calés et vens les joies de la família que te les pagaran, segons ells, molt bé. Estaràs més formós o formosa, creuràs ser l'enveja del veïnat quan en realitat et convertiràs en la riota.

Belleza de Teletienda

¿Crees que eres un retaco?. ¿Tienes problemas de peso?. ¿No puedes verte los pies
por culpa de una barriga prominente?. ¿
Estás más sordo que Beethoven?. ¿Crees que hay palillos que tienen más músculos que tú?. ¿Tiene tu piel más manchas que un leopardo del National Geographic o más arrugas que un perro de la raza shar pei?. Dicen que "pagando san Pedro canta" y todo, si tienes dinero, puedes corregirlo. Mirando la Teletienda puedes encontrar todo tipo de productos que pueden solucionarte estos problemas, o eso dicen ellos. Si tu altura física es insuficiente y crees que los enanos de Blancanieves parecen jugadores de baloncesto a tu lado siempre puedes meter dentro de tus zapatos unas piezas que te permiten ganar unos centímetros. La barriga prominente desaparecerá con una crema y envolviéndote la barriga con el plástico con el que antes envolvías el bocadillo sudarás como un cerdo y perderás la barriga, así podrás verte los pies y si eres hombre es posible que te puedas ver la pene. El peso lo perderás comiendo una especie de galletas de perro con sabor a no se sabe qué que te quitarán el hambre y pero quizá te dejarán un gusto extraño en la boca. La sordera te la solucionan con una especie de audífono que te prometen que podrás escuchar conversaciones de la otra acera. Con un extraño cinturón y unas ventosas que te hacen vibrar no sólo perderás la barriga consiguiendo unos abdominales que envidiaría cualquier chulo-playa de poca monta, también podrás conseguir tener unos brazos y unas piernas que dejarían en ridículo al mismo Schwarzenegger, y eso sin tener que hacer una sola abdominal ni levantar más peso que el mando a distancia de la tele de plasma en la que has visto estos productos de la Teletienda. Las manchas de la piel te las quita la baba de los caracoles y de las arrugas siempre puedes recurrir a estas cremas que te prometen que en una semana tu piel de abuela de doscientos años parecerá la de una chica de veinte. Ahora, ya sólo el dinero para poderlo pagar y la salud para poderlo disfrutar, entonces te tomas una viagra - si eres hombre - o se la das a él - si eres mujer - y así podrás disfrutar y lucir - si eres mujer - los pechos de silicona y los labios recién inyectar con botox. Y si no tienes suficiente dinero te vendes las joyas de la familia que te las van a pagar, según ellos, muy bien. Estarás más hermoso o hermosa, creerás ser la envidia del vecindario cuando en realidad te convertirás en el hazmerreír.

5 comentaris:

Felix Casanova ha dit...

Jaume...

En los tiempos que corren de invasión de mensajes sobre como debemos estar por fuera, más altos, más guapos, con más pecho, sin arrugas..., es cuando debemos acordarnos (se acuerdan pocos) de que nuestro físico es algo natural, que los complejos son para los acomplejados y frustrados, que más vale tener una cabeza bien amueblada y estar en paz consigo mismo y con los demás, que intentar "parecer" algo que no es. Lamentablemente, cada vez se impone más la figura de que "la imagen" vale más que "la palabra", pero esto lo único que hace es empobrecer a una sociedad ya de sí muy empobrecida. Somos como somos y punto... ¡que pena de sociedad¡

Un abrazo

Jaume C. i B. ha dit...

Exacto Félix, la sociedad vive de la imagen, si alguien no encaja en unos determinados cánones de belleza se le "fuerza" a corregir sus defectos, defectos que no tienen porqué ser tales. Los cánones de belleza cambian y a lo largo de la historia hemos visto que el concepto de belleza variaba bastante. Hoy se pide que las mujeres sean extremadamente delgadas, algo que para muchas solo es asumible arriesgando su salud.
Cada uno es como es, tu lo has dicho, cierto és que podemos modificar algunas cosas pero quizá el precio sea excesivo, y no me refiero al dinero.

Emma ha dit...

El temps passa i la naturalesa fa el seu curs, perque no acceptar-ho?
Hi ha gent per a tot, n´hi ha que es més susceptible o més influenciable i cau en el parany d´aquestes, suposades solucions, que en realitat son un frau.
Saps que crec? Que la gent que ha de recurrir a tot aixó, o te l´autoestima molt baixa o no te personalitat.
Un petonet.

Felix Casanova ha dit...

Jaume...

Yo siempre voy aseado, pulcro y bien ataviado porque mi trabajo me lo obliga. Y si no fuera así, también lo haría porque me gusta vestir bien, pero de eso a modificar mi cuerpo para "gustar" a los demás hay un trecho. El que me quiera así, gloria, y el que no, puente de plata...

Un abrazo

Jaume C. i B. ha dit...

Emma: Unes vegades és l'autoestima la que està per terra i d'altres és la mateixa societat la que presiona, especialment en alguns ambients socials i laborals que requereixen una imatge determinada.

Félix: Es comprensible que en ciertos trabajos exijan vestir de una forma adecuada, al fin y al cabo, la ropa solo es eso y siempre que no se obligue a vestir de una forma inapropiada no tengo nada que decir. Recuerdo el caso de aquel hospital que exigió a sus enfermeras vestir con minifalda.