25 de gen. 2010

El PP fa politiqueig amb el codi penal

El PP fa politiqueig amb el codi penal

El Partit Popular vol canviar el codi penal – una vegada més - per endurir les penes contra els delictes incorporant la cadena perpètua. Han sigut la lideressa pepera madrilenya Esperanza Aguirre i el líder peper andalús Javier Arenas. Jo estic d'acord que a qui cometi un delicte se'l castigui amb tota la duresa, però el problema no és la llei sinó l'aplicació de la llei. De poc serveix – de res - que s'aprovi un codi penal que permeti condemnar a un assassí a cadena perpètua si quan arriba el moment de dictar sentència el jutge decideix que l'acusat amb dos anys de presó ja té prou. Si la no aplicació del codi penal actual en tota la seva amplitud em sembla un disbarat, no em sembla menys greu que uns dirigents polítics –Aguirre i Arenas - que van formar part d'un govern – el PP d'Aznar - que podia haver modificat el codi penal en el sentit que ara diuen vulguin treure rèdits polítics d'un assumpte tant important.

En aquests moments hi ha dos casos que són un exemple que alguna cosa no funciona en el sistema penal i no té la culpa la llei sinó les persones que decideixen la seva aplicació: l'assassí i violador de Sandra Palo està lliure sota vigilància i cometent altres delictes. Sembla que tan vigilat no està encara que ha sigut detingut després de robar un cotxe. Dos dels assassins de Marta del Castillo estan en llibertat i el cos de la seva víctima sense aparèixer. No serveix de res canviar el codi penal per endurir les penes si les penes que contempla l'actual codi penal no s'apliquen i els criminals són deixats en llibertat. És immoral aprofitar el dolor de les famílies de les víctimes per treure'n rèdits electorals però a hores d'ara dels dirigents del PP i de la seva moral en tinc seriosos dubtes.

El PP hace politiqueo con el código penal
El Partido Popular quiere cambiar el código penal - una vez más - para endurecer las penas contra los delitos incorporando la cadena perpetua. Han sido la lideressa pepera madrileña Esperanza Aguirre y el líder peper andaluz Javier Arenas. Yo estoy de acuerdo que a quien cometa un delito se castigue con toda dureza, pero el problema no es la ley sino la aplicación de la ley. De poco sirve - de nada - que se apruebe un código penal que permita condenar a un asesino a cadena perpetua si cuando llega el momento de dictar sentencia el juez decide que el acusado con dos años de prisión ya tiene suficiente. Si la no aplicación del código penal actual en toda su amplitud me parece un disparate, no me parece menos grave que unos dirigentes políticos-Aguirre y Arenas - que formaron parte de un gobierno - el PP de Aznar - que podía haber modificado el código penal en el sentido que ahora dicen quieran sacar réditos políticos de un asunto tan importante.
En estos momentos hay dos casos que son un ejemplo de que algo no funciona en el sistema penal y no tiene la culpa de la ley sino las personas que deciden su aplicación: el asesino y violador de Sandra Palo está libre bajo vigilancia y cometiendo otros delitos. Parece que tan vigilado no está aunque ha sido detenido tras robar un coche. Dos de los asesinos de Marta del Castillo están en libertad y el cuerpo de su víctima sin aparecer. No sirve de nada cambiar el código penal para endurecer las penas si las penas que contempla el actual código penal no se aplican y los criminales son dejados en libertad. Es inmoral aprovechar el dolor de las familias de las víctimas para sacar réditos electorales pero a estas alturas los dirigentes del PP y de su moral tengo serias dudas.

4 comentaris:

Felix Casanova Briceño ha dit...

Jaume...

Es inmoral como bien dices, que se aproveche el dolor de las víctimas para hacer politiqueo barato, solo es propio de personajes sin humanidad ninguna en los que en su escala de valores está el poder por encima de todo. Yo a estas alturas, al igual que tú, no confio nada en estos señores, pero nada, nada...

Un abrazo.

Postdata.-Gracias por tu voto

Jaume C. i B. ha dit...

Lo hemos visto en muchas ocasiones, por ejemplo después de un atentado, como siempre ha salido alguien diciendo que hay que cambiar las leyes penales y endurecerlas, pasados unos días los que decían eso se olvidan del tema hasta que se produce otra tragedia.
Las leyes a medida de la actualidad son muy peligrosas, lo que tiene que exigirse es que en casos tan graves como el asesinato de esas dos chicas que he citado los autores reciban la pena que marca la ley, algo que es evidente que ahora no pasa, el asesino de Sandra Palo y los dos de los tres de Marta del Castillo están en la calle. El código penal actual es suficiente para que no estén en la calle, falla su aplicación.

Patric ha dit...

Jaume: Entiendo lo que es politiquería o politiqueo como dices tú: "Tratar de política con superficialidad o ligereza", "Hacer política de intrigas y bajezas". Son definiciones de diccionario, pero a mi me hacen entender bIen lo que es politiquería en teoría.

Tú estás criticando que el Partido Popular quiera "cambiar el código penal - una vez más - para endurecer las penas contra los delitos, incorporando la cadena perpetua". No entiendo por qué esa idea puede ser una ligereza o superficialidad. Si no existe la cadena perpetua en España no me parece tan superficial querer incorporar esa disposición especialmente si hay muchos delitos y no hay pena de muerte.

Entiendo lo que dices cuando afirmas que el problema está en los jueces que no aplican el código penal en toda su amplitud, pero yo me pregunto ¿cómo puedes tú enfrentar eso? Se supone que los jueces para administrar justicia tienen que hacerlo en función de las leyes existentes. De alguna manera, proponer que se incorpore el presidio perpetuo al código penal me hace pensar que pone en la mira o punto de atención el tema de la Justicia y la aplicación del código penal por parte de los jueces, frente a la opinión pública.

Tú criticas que los dirigentes políticos del PP no hicieron esto cuando eran gobierno, pero yo creo que no siempre las cosas se pueden hacer cuando uno cree que se pueden o deben hacer. No somos nosotros los que estamos en el lugar de ellos. Es cierto, a veces criticamos fuertemente a los dirigentes porque no hacen lo que nosotros creemos es perfecto, pero tal vez si nosotros ocupáramos esos lugares haríamos menos que ellos. Creo que no es fácil gobernar o hacer política. Por eso el tema a veces me impacienta, me cansa, me aburre, porque los que hacen política tienen que contentar a tanta gente distinta, que piensan y creen distintas cosas y la gran mayoría piensa que sólo lo de ellos es lo correcto.

Yo creo que proponer que se establezca la pena de presidio perpetuo en un momento en que hay conmoción pública por el homicidio de una niña, es correcto, si no se ha hecho antes. De alguna manera están en el tema que precoupa a todo el mundo, y si son dirigentes políticos tienen la obligación de hablar de ello de alguna u otra manera; tienen que hablar acerca de la aplicación de las penas a los responsables de los crímenes, tienen que hablar de la seguridad pública, no para conseguir votos sino porque ese es su trabajo. Tienen que proponer soluciones, y creo que a su manera eso estan haciendo. Lo digo en principio ya que no vivo allá, pero si se trata de políticos creo entender más o menos lo que ellos pueden o deben hacer, o yo creo que deberían hacer.

Tal vez tendríamos que criticar a los no aplican el código penal en toda su amplitud si es que realmente es así.

Jaume C. i B. ha dit...

Lo que critico es que saquen el tema de modificar el código penal para endurecer las penas aprovechando la tragedia del asesinato de dos chicas y el hecho de que los asesinos estén en libertad.

No es necesario endurecer las leyes cuando éstas son lo suficientemente duras, lo que hay que sentenciar es a la pena máxima, pero eso ya no corresponde a la ley si no al juez. La ley dice que para un determinado delito hay un abanico de penas que van de un mínimo a un máximo. Si el juez sentencia con el mínimo pudiendo hacerlo con el máximo de la pena permitido resulta absurdo que se endurezca la ley, en el siguiente caso veremos como otro juez condenará al asesino con el mínimo.

Lo has dicho con toda claridad: los políticos a veces pretenden contentar a la gente cuando no están en el poder, prometen que harán cosas que cuando llegan al poder no cumplen. Cuando salen del poder vuelven a decir al ciudadano lo que el ciudadano quiere oir. No es fácil hacer política, especialmente cuando se carece de programa, de ideas y de soluciones como le ocurre al PP, entonces se deja la política aparcada y se dedican al politiqueo.

No se debe legislar en caliente, es decir, no se pueden hacer leyes aprovechando la conmoción que ha sufrido la sociedad en hechos de extrema gravedad. Muchas veces no se solucionan las cosas haciendo leyes ya que para cuando estas se han aprobado el asunto se ha enfriado, lo que hay que hacer es solucionar los problemas, no convertirse en un problema más.

Totalmente de acuerdo, y esos son los jueces.